¿Ya sabes que son los ODS y como aplicarlos en el plan de marketing de tu empresa?

Comparte este artículo enTweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El 25 de septiembre de 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años.

Aerial view of a red car that runs along a road flanked by a green forest.

Nos encontramos, ciudadanos y empresas ante 17 retos que permitirán recuperar el Planeta y reconducir la Humanidad ante ciertos errores. De hecho, este proyecto tiene un gran antecedente: los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son herederos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y buscan ampliar los éxitos alcanzados con ellos, así como lograr aquellas metas que no fueron conseguidas.

¿Sabes cuáles son los 17 objetivos de desarrollo sostenible?

Atrás queda ya el año 2015, cuando en la sede de la ONU en New York, los líderes mundiales se comprometieron no solo a prevenir el cambio climático, sino también a establecer objetivos viables para proteger nuestro futuro colectivo como sociedad y el futuro del planeta. Estos se encuadraron en la Agenda 2030, la cual propone 17 ODS y 169 metas que exigen una acción colectiva y colaborativa urgente en el ámbito económico, social y ambiental.

Liderar cambios positivos para la sociedad no solo sirve a las empresas para mejorar su reputación, también les reporta beneficios económicos. Las más exitosas son aquellas que se comprometen con objetivos sociales o ambientales.

Estos nuevos objetivos presentan la singularidad de instar a todos los países, ya sean ricos, pobres o de ingresos medianos, a adoptar medidas para promover la prosperidad al tiempo que protegen el planeta. Reconocen que las iniciativas para acabar con la pobreza deben ir de la mano de estrategias que favorezcan el crecimiento económico y aborden una serie de necesidades sociales, entre las que cabe señalar la educación, la salud, la protección social y las oportunidades de empleo, a la vez que luchan contra el cambio climático y promueven la protección del medio ambiente.

A pesar de que los ODS no son jurídicamente obligatorios, se espera que los gobiernos los adopten como propios y establezcan marcos nacionales para su logro. Los países tienen la responsabilidad primordial del seguimiento y examen de los progresos conseguidos en el cumplimiento de los objetivos, para lo cual es necesario recopilar datos fiables, accesibles y oportunos. Las actividades regionales de seguimiento y examen se basarán en análisis llevados a cabo a nivel nacional y contribuirán al seguimiento y examen a nivel mundial.

¿Que sucede por parte de las empresas a nivel general y las entidades españolas?

Pese a todos los esfuerzos realizados, las desigualdades siguen siendo muy grandes. No solo entre países, sino también dentro de los mismos. Según el informe de Deloitte, unos 800 millones de personas viven en condiciones de pobreza extrema y hambre. Los efectos del cambio climático son plausibles y cada vez más habitantes tienen que abandonar sus hogares debido a catástrofes naturales. La escasez de agua afecta ya al 40% de la población mundial y el dato sigue creciendo.

Los datos del Índice de Progreso Social predicen que, de continuar la trayectoria actual, en 2030, fecha objetivo establecida en los 17 ODS, sólo se habrá producido un ligero aumento del bienestar humano. Es obligación de los Gobiernos cumplir con ellos y las empresas deben ocupar un papel protagonista para resolver estos desafíos.

El estudio de Deloitte afirma que las empresas españolas se preocupan cada vez más por la consecución de los ODS. Sin embargo, solo un 9% de las empresas del IBEX han definido un propósito que incorpore alguno de estos objetivos.

https://youtu.be/ayXwTpzS73Q

¿Como lo ven los consumidores y embajadores de marca?

Las empresas están en la tesitura de seguir centradas en rendimientos a corto-medio plazo o, en cambio, buscar la diferenciación a través del beneficio de la sociedad general. El Propósito 2030 es una gran oportunidad para apostar por la consecución de los ODS.

Little geniuses. Pleasant smart schoolchildren sharing their ecology project idea with their teacher while she listening attentively to the group leader

Aunque algunas empresas ya contemplan su contribución a los ODS, el informe de Deloitte encuentra que aún queda mucho camino por recorrer en la medición. Se debe tener en cuenta que el propósito es más que un simple objetivo a largo plazo, ya que debe formar parte intrínseca de la cultura y la estrategia de la empresa para que sea realmente sólido, diferencial e inspirador.

El éxito empresarial estará cada vez más unido al impulso del desarrollo sostenible. La humanidad muestra una creciente valoración y acercamiento a las iniciativas respetuosas con las comunidades y el entorno. Por ello, las compañías se encuentran actualmente en una situación inmejorable para mejorar la gestión de su impacto social y además hacer crecer sus beneficios.

¿Que puedes ofrecer tú como empresa en estos momentos?

Cada marca de las implicadas en el proyecto está trabajando uno o varios de los ODS. En uno de los estudios realizados, se ha detectado que 28 de las 35 empresas que componen el índice de referencia de la Bolsa española manifiestan en sus memorias de sostenibilidad ese compromiso, que, comparado con el ejercicio anterior, supone una pequeña mejora, ya que entonces era el 74%. Sin embargo, únicamente el 17% (6 de las 35) ha establecido acciones concretas. Queda mucho trabajo por hacer, y por ello, tu firma está a tiempo de “impulsar su presencia y subirse al carro”, como se decía hace años, en esta sociedad que cambia la gasolina por el transporte eléctrico y sin apenas huella de carbono.

Como referencia, los ODS menos presentes en las acciones, reseñar el 2, hambre cero, y 14, vida submarina. Teniendo en cuenta los últimos análisis de la ONU, entidades como FAO y Greenpeace, que valoran la necesidad de varios países y el estado de los mares, son dos importantes puntos en lo que se puede “echar una mano” de muchas maneras.

Cambiar los embalajes de nuestro productos, reducir el consumo de plásticos en nuestros oficinas, introducir el uso de materiales biodeodegradables entre nuestros empleados o en los servicios que ofrecemos, optar por productos que benefician a la economía de proximidad.

Underwater concept of global problem with plastic rubbish floating in the oceans. Hawksbill turtle in caption of plastic bag

El consumidor, impactado por la situación que vive el Planeta,y dada la mayor concienciación de las necesidades, valora en todo momento el que las marcas se impliquen en este tipo de proyectos. Las empresas hacen lo mismo, y en todo momento, en la homologación de proveedores de productos y servicios, están solicitando detalles al respecto, de cara al análisis de nuevas ofertas comerciales.

Ya sea un catering que ofrece productos ecológicos, ya sea el uso de un jabón que se hace a partir de cenizas de bosques quemados, sea la presentación de folletos en papel reciclado, sea en el impulso de un salario justo y una equidad en la oferta dentro del Equipo humano que conforma la marca.

La visión ha cambiado, las empresas en ocasiones necesitan cambiar esta visión. Estamos en tiempo de descuento, y es que la sociedad, esta comenzando a rechazar las marcas que no se implican en esta acción.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.