¿Aún no sabes que es el poming?

Comparte este artículo enTweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Marketing es impactar personas, de una manera u otra, captar su atención o buscar un recuerdo de tu marca para crear así ventas o comentarios de la firma, especialmente en una sociedad digital como la que actualmente vivimos. Para ello existen múltiples métodos, uno de ellos es el conocido como “poming”, una acción publicitaria que consiste en diseñar creatividades específicamente para ser colocadas en el pomo de las puertas. Es posible que opines que en marketing se le pone nombre a todo, pero siendo una acción tan específica conviene que tenga su propio nombre ¿no?

El poming busca llamar la atención del público de forma similar a como puede hacer el street marketing. Con un diseño impactante, llamativo y original podemos conseguir captar la atención de nuestros posibles clientes. Además como el pomo de la puerta con toda seguridad es algo que van a usar, es un elemento que no pasa desapercibido.

El poming se encuadra dentro de las acciones de marketing directo que se pueden realizar para la promoción de un producto, siendo más eficaz que el buzoneo clásico además de más llamativo para el público.

Una alternativa del poming: el “perching”

El poming y el perching son habitualmente considerados lo mismo ya que la idea es la misma: colgar una creatividad de un elemento exterior. Ésta es la forma en la que hemos visto más hacer este tipo de acciones: colgantes de una barra de autobús, buzones, coches, etc. Ya que si se redujera sólo a los pomos de las puertas el alcance de este tipo de acciones sería muy escaso. Estas acciones dejan un gran espacio a la imaginación y nos permiten llegar de una manera diferente a nuestro público. A raíz de los diferentes espacios donde se pueden colocar este tipo de folletos se han ido creando diferentes nombres como “perching” o incluso “parabrising”, aunque el término por el que es más popular es el poming.

Y este tipo de acción, ¿tiene eficacia realmente?

Como la mayoría de las acciones que se desarrollan en marketing, puede ser eficaz o no en función de cómo se haga y donde. El poming es una acción con una gran capacidad para captar la atención del público, sin embargo para conseguirlo verdaderamente hay que contar con una buena idea y un diseño correctamente implementado ya sea a través del dibujo como de las formas troqueladas con las que se hacen los folletos que se usan para este tipo de actividades.

El viandante, al encontrarse un elemento inesperado colgado de un objeto que forma parte de su vida cotidiana, siente curiosidad y es más fácil que le llegue nuestro mensaje respecto a otro tipo de acciones como el buzoneo clásico. Sin embargo es el diseño y la idea lo que verdaderamente nos puede ayudar a convertir a esa persona en un cliente. De hecho, en muchas ocasiones, se logra que estos elementos se viralicen en redes sociales, especialmente “instagram” por parte de “millenials”.

De hecho, ¿ya has pensado como reaccionarias tú ante una situación similar, llevando tu teléfono móvil en la mano, si vieras la campaña de las imagenes?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.